Hospital Cima

Centro Internacional de Medicina

Cima

Archive for the ‘Cáncer’ Category

Tratamientos naturales para el cáncer de estómago

El cáncer de estómago o cáncer gástrico es una patología producida por la proliferación de células malignas que destruyen los tejidos de la zona. Luego, las células malignas pueden alcanzar los vasos linfáticos, llegar a los ganglios linfáticos y luego al torrente sanguíneo, y así, hasta llegar hacia cualquier otro órgano del cuerpo. Sin embargo, existen tratamientos naturales para el cáncer de estómago.

Alimentación sana y plantas medicinales: combinación perfecta para combatir el cáncer estomacal

Para curar esta patología, basta con tener paciencia, voluntad y constancia para llevar a cabo satisfactoriamente los diversos tratamientos naturales para el cáncer de estómago. De acuerdo a estudios, una manera de combatir el cáncer estomacal es hacer del organismo un lugar inhabitable para las células cancerígenas.

Ingerir zumo de zanahoria es uno de los tratamientos naturales para el cáncer de estómago más recomendados. La zanahoria tiene propiedades anti-cancerígenas, impide la metástasis y el crecimiento de las células, así como contribuye con la disminución de su tamaño. El aloe vera es un agente que frena el crecimiento de tumores e impide el desarrollo y crecimiento celular de posibles tumores ya existentes en el organismo.

El astrágalo, ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y mejorar las defensas. También contribuye en la disminución del nivel de incidencia de las quimios en el organismo mientras elimina los cuadros de anemia. Mientras el cartílago de tiburón actúa como un agente capaz de no permitir la formación de vasos sanguíneos nuevos, lo cual influye en la disminución del tamaño de los tumores.

El té negro, por su parte, contribuye con la prevención y detención del crecimiento de agentes cancerígenos. Mientras que el ajo representa un agente capaz de prevenir y evitar la formación de cualquier tipo de tumor cancerígeno. Asimismo, las terapias de acupuntura y aromaterapia generan bienestar en el organismo y alivian síntomas ocasionados por los procesos de quimioterapia, alivian los dolores, síntomas de la enfermedad.

Tips para prevenir el cáncer de mama

Las posibilidades y el nivel de riesgo de padecer cáncer de mama dependen de cada individuo y de las diversas características y factores alrededor de las cuales gira su rutina de vida. Sin embargo, cuidarse a sí mismo como medida de prevención no está de más, entonces a continuación encontrará algunos tips para prevenir el cáncer de mama.

Cáncer de seno y consejos de los expertos para prevenirlo

# 1 Procure ingerir alcohol de forma moderada, con la menor frecuencia posible

# 2 Mantenga una rutina de vida que incluya la práctica de ejercicios, además de mantener el cuerpo en constante actividad, oxigenará su cuerpo y descongestionará sus arterias.

# 3 Otro de los tips para prevenir el cáncer de mama es la inclusión de actividades prácticas en su rutina, que la mantengan en constante movilización, como por ejemplo: utilizar las escaleras en lugar del ascensor, caminar en lugar de tomar el carro o el bus para llegar a lugares cercanos, entre otras actividades.

# 4 Procure alimentarse de la forma más saludable posible, consumiendo alimentos ricos en fibra, frutas, verduras y  proteínas. Asimismo, procure incluir en su dieta el pescado, el aceite de oliva y los granos, controlando la ingesta de carnes y azúcar.

# 5 De acuerdo con sus hábitos de alimentación y ejercicio, procure controlar y realizar un seguimiento de su peso corporal.

# 6 Tenga en cuenta realizar visitas anuales al médico, si puede realizarla dos veces al año, sería ideal. Para realizar chequeos generales de rutina.

# 7 Examine usted misma sus senos una vez al mes, teniendo en cuenta hacerlo, preferiblemente, 8 días luego de la finalización de su período menstrual.

# 8 Solicite a su médico las órdenes correspondientes a ecografía mamaria o mamografía para realizar el estudio una vez al año. Recuerde que la mamografía está indicada para mujeres mayores de 30 años.

Tome en cuenta estos tips para prevenir el cáncer de mama, que le permitirán disminuir el riesgo de desarrollar estas patologías. Y recuerde mantener la calma en caso de que el resultado de los exámenes sea positivo, puesto que si la enfermedad se detecta a tiempo, tiene mayores probabilidades de curarse completamente.

Siento un bultito en mi seno ¿Cómo saber si es o no es cáncer?

Una mañana como cualquier otra usted se levanta, recuerda que ese día es el ideal para realizar su auto examen de senos mensual. Se dispone a realizarlo, y de repente, siente un bultito. Usted se llena de curiosidad y pánico, pero decide mejor acordar una cita con su médico, pues por sí misma no tiene maneras de saber si es o no es cáncer.

Un bultito en el seno no implica la presencia de cáncer mamario

El cáncer de mama, posiblemente, al principio no presente síntoma alguno, puede además que el bultito sea demasiado pequeño para detectarlo manualmente. Sin embargo, el cáncer de seno se detecta en algunos casos por la presencia de bultos que no duelen, de consistencia dura y bordes irregulares, en otras, de consistencia blanda, suave y redonda. La  mejor opción es visitar al médico para evaluar la situación y saber si es o no es cáncer.

La inflamación total o parcial del seno, dolores en el pezón, la retracción o distorsión del mismo, el enrojecimiento, descamación o cambios en la piel del pezón y del seno, bultos en las axilas, secreciones emanadas del pezón sin estar en embarazo o período de lactancia son señales evidentes para saber si es o no es cáncer.

Sin embargo, la presencia de un bulto no implica la seguridad de padecer cáncer de seno, puesto que existen diversas afecciones que inciden en los senos no relacionados con elementos malignos. Por ejemplo, quistes, nódulos, fibro-adenomas, entre otras, las cuales pueden curarse mediante un tratamiento para desintegrarlos o una operación ambulatoria para extirparlos.

Los quistes (redondeados y dolorosos), suelen ser inofensivos y benignos, no requieren más que un tratamiento médico para erradicarlos. Sin embargo, procure atenderlos y chequearlos frecuentemente con su médico especialista. La fibrosis (condición que se presenta en el tejido fibroso mamario), al igual que los quistes se pueden curar con tratamiento médico.

Por su parte, los fibro-adenomas son afecciones frecuentes y benignas (crecimiento notorio en algunas zonas del tejido mamario), casi nunca presentan dolor, crecen lentamente y su tratamiento puede variar, puesto que a veces desaparecen por sí solos. Pero también pueden ser extirpados si presentan un tamaño importante o causan alguna deformación en el seno.

Señales para detectar a tiempo la presencia de cáncer de piel

Detectar temprano el cáncer de piel mediante la atención a los diversos síntomas silenciosos, podría salvar su vida, más aún cuando se trata de melanomas o carcinomas, los cuales son considerados más peligrosos y letales entre los diversos tipos de cáncer. Tomar en cuenta las señales para detectar a tiempo la presencia de cáncer de piel, le ayudaría a prevenir la propagación del tumor y poder eliminarlo con pocos efectos secundarios.

Cómo detectar la presencia del cáncer de piel

Auto-examinarse la piel o hacerse examinar por un profesional son las formas más rápidas de obtener señales para detectar a tiempo la presencia de cáncer de piel. En el auto examen debe estar atento a la aparición repentina y la permanencia de lunares distintos, pecas, imperfecciones, entre otras marcas que representen un cambio. Hacerse ver por un experto es la mejor opción para quienes presentan alto riesgo de padecer esta patología.

El auto examen debe realizarse para revisar detalladamente cada área del cuerpo, tanto las visibles como las no visibles. De ser posible pida ayuda a un familiar para revisar aquellas partes difíciles como el cuero cabelludo, tras las orejas, la espalda, entre otras. Si encuentra algún cambio, no dude en consultar a su médico.

Una de las señales para detectar a tiempo la presencia de cáncer de piel es la existencia de manchas con características de forma, color y tamaño poco comunes. Protuberantes, imperfectas, con sensación de hinchazón, escozor; con textura escamosa o áspera, con dolores, sangrado o sensibilidad al tacto. Inclusive, una herida/llaga que no sane en varias semanas, se convierte también en una señal de alerta.

Su médico le preguntará diversos puntos referentes al hallazgo, y procederá a indicar el examen más adecuado para obtener un diagnóstico lo más concreto posible. Los exámenes más comunes son: la biopsia de piel por raspado, por punción (extracción más profunda de la piel), incisionales y escisionales. Todas varían de acuerdo a la señal que se desee examinar.

Mitos y verdades sobre el cáncer de seno

La mayor parte de la población basa sus creencias en mitos con respecto a la mayoría de los temas. Por tal motivo, constantemente los expertos realizan estudios para comprobar la veracidad de la información manejada por la sociedad, en este caso, el resultado de dichos estudios es una diversidad de debates referentes a mitos y verdades sobre el cáncer de seno.

Cáncer de seno: mitos y realidades

# 1 Mito: padecer de cáncer si utiliza un brassiere con “ballena” o varillas de soporte, es uno de los mitos y verdades sobre el cáncer de seno. Realidad: una teoría afirma el daño ocasionado por las varillas a los vasos linfáticos, causando la acumulación de toxinas y posterior cuadro cancerígeno, y es falsa. Pues, ninguna prenda de vestir, por muy ajustada que esté, causará cáncer. De todas maneras, evitemos usar prendas de vestir muy ajustadas.

# 2 Mito: No estoy propensa a padecer cáncer porque en mi familia no hay antecedentes de la patología. Realidad: La mayoría de las mujeres que padecen la enfermedad no presentan factores de riesgo, ni siquiera antecedentes familiares de la enfermedad. Sin embargo, la historia familiar es importante, puesto que el riesgo de padecerla aumenta (al punto de duplicarse) si un antecedente en primera línea sufre o sufrió esta patología.

# 3 Mito: Si tengo una bolita en un seno, lo más probables es que sea maligno. Realidad: Alrededor del 70% u 80% de los bultitos que podamos detectar en los senos están ligadas a quistes, fibromas, condiciones fibro-quísticas, fibro-adenomas, entre otros y son totalmente benignos. Sin embargo, de acuerdo a la incidencia y condición, el médico juzgara la necesidad de realizar punciones, biopsias, extracciones o tratamientos para ello.

# 4 Otro de los mitos y verdades sobre el cáncer de seno coloca el uso de desodorante como una causa de padecimiento de la enfermedad. Realidad: en un estudio se encontraron trazas de un químico llamado parabeno, con propiedades similares a las del estrógeno y que se presenta en los desodorantes como agente de conservación. Pero, no se encontró un nexo posible entre la presencia de este agente en el desodorante y el padecimiento de la enfermedad.

Mitos y realidades sobre el cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es uno de los tipos de cáncer más comunes y uno de los que más afecta a la población, en comparación con otros tipos de cáncer. Esta patología tiene una particularidad: el riesgo de padecerla aumenta por causa de acciones efectuadas por el mismo individuo en la mayoría de los casos. También existen mitos y realidades sobre el cáncer de pulmón de los cuales aclararemos algunos a continuación.

Cáncer de pulmón. Certezas y datos falsos

Mito # 1: Fumar siempre ocasiona cambios en las placas de tórax, si no presento cambios, tampoco tengo riesgo de padecer cáncer. Realidad: Hacer seguimiento de la posible presencia del cáncer de pulmón mediante placas de tórax no es confiable.

Mito # 2: Si fumé cigarrillos durante mucho tiempo, pero ya no fumo. Entonces, la posibilidad de desarrollar cáncer es nula. Realidad: Haber permanecido durante un largo tiempo expuesto al tabaco aumenta el riesgo de padecer cáncer, aún cuando se abandone el mal hábito.

Mito # 3: Otro de los mitos y realidades sobre el cáncer de pulmón es la imposibilidad de desarrollar la patología por no tener contacto con el tabaco. Realidad: los fumadores están más propensos a padecerlo, pero cualquier persona presenta riesgos aún cuando se han mantenido a distancia del tabaco. Exponerse al asbesto y la contaminación, ser fumador pasivo y tener antecedentes de tuberculosis también inciden en el aumento de los riesgos.

Mito # 4: El cáncer pulmonar se puede detectar con una prueba de sangre. Realidad: esta patología se diagnostica mediante una biopsia sobre el tejido pulmonar. O bien, por una biopsia pulmonar a cielo abierto o mediante la inserción de un broncoscopio a través de la garganta.

Mitos y realidades sobre el cáncer de pulmón # 5: Ya me han diagnosticado cáncer de pulmón, así que puedo seguir fumando porque ya no hay marcha atrás. Realidad: en algunos casos, dejar de fumar puede reducir las posibilidades de padecer una reincidencia patológica. Y fumar durante el tratamiento o después de una operación reduce la efectividad de los tratamientos y retarda el proceso de curación.

Cuidados básicos para prevenir el cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es uno de las patologías de este tipo más conocidas y más frecuentes, el porcentaje de personas afectadas por este cáncer es alto, teniendo en cuenta que hay diversos agentes en el entorno que representan factores de riesgo para empezar a padecerlo. Por ello, a continuación le presentamos una lista de cuidados básicos para prevenir el cáncer de pulmón.

Prevenir para no tener que lamentar

Las probabilidades de padecer cáncer están latentes, pero dependiendo de los cuidados básicos para prevenir el cáncer de pulmón que adoptemos, el riesgo disminuirá a niveles considerables. Principalmente, debemos procurar cuidarnos para descartar la aparición de estas patologías por causas que, tal vez de forma inconsciente, permitimos en nuestro entorno de vida.

# 1 Aleje el tabaco de su vida completamente, pues este es uno de los principales causantes de la aparición de la enfermedad.

# 2 Si usted no fuma, pero permanece cerca de los fumadores, está expuesto también a padecer la enfermedad, y aunque parezca increíble, con un mayor riesgo y probabilidad.

# 3 Procure evitar el contacto con materiales peligrosos, como el asbesto, en su sitio de trabajo, ya que la constante exposición a este agente aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón.

# 4 Se debe tener en cuenta que no hay vitaminas para prevenir o evitar el padecimiento de cáncer de pulmón, está comprobado que estas no tienen incidencia en este aspecto. Sin embargo, se comprobó que las personas que consumieron betacarotenos mientras continuaban fumando consiguieron aumentar el riesgo de padecer cáncer.

# 5 Igualmente, entre los cuidados para prevenir el cáncer de pulmón se encuentra el mantenimiento de una dieta contentiva de frutas y vegetales, evitar el exceso de alcohol en el organismo e incluir rutinas de ejercicio en su día a día.

Cuidados para prevenir el cáncer de piel

Protegerse de los rayos del sol es uno de los principales cuidados para prevenir el cáncer de piel. Sin embargo, este es solamente una de las medidas que debemos tomar para disminuir las probabilidades de padecer la enfermedad. A continuación, encontrará una serie de consejos relacionados con el tema.

Consejos de prevención y cuidado para la piel

El cuidado personal es un tema muy importante, más aún cuando también hay que aplicar cuidados para prevenir el cáncer de piel, y limitar la exposición al sol en conjunto con otros consejos no garantizará eliminar el padecimiento de la enfermedad, pero sí disminuir el riesgo a tasas muy bajas.

# 1 Evite permanecer al aire libre entre el medio día y la media tarde, es decir, evite exponerse a los rayos ultra violeta emanados por el sol durante las 10:00 y las 16:00, pues en este período de tiempo los rayos del sol son más fuertes, y por ende, más perjudiciales.

# 2 Introduzca el protector solar a su lista de artículos personales esenciales, dependiendo de sus características fenotípicas. Pero se recomienda escoger un nivel de protección mayor a 30 FPS.

# 3 Otro consejo importante sobre cuidados para prevenir el cáncer de piel es procurar usar la vestimenta adecuada para exponerse a los rayos del sol, recordando que los colores oscuros tienden a otorgar mayor protección ante estos que los colores claros. Asimismo, recuerde proteger su cabello y otras áreas que generalmente olvidamos cubrir, usando sombreros, pañuelos, entre otros accesorios.

# 4 Evite el uso de camas solares y sesiones de bronceado artificial, puesto que en estas el cuerpo está expuesto ante rayos UV mucho más fuertes que los emitidos por el sol, por lo cual, este tipo de actividades deterioran la piel y aumentan el riesgo de padecer cáncer de piel.

# 5 Habitúese a examinar su cuerpo, será la forma perfecta para detectar cualquier cambio o aparición repentina de lunares y señales que indiquen algún síntoma de la enfermedad.

Consejos para prevenir el cáncer de próstata

El cáncer de próstata es una patología que afecta solamente a la población masculina e incide en la glándula mediante el desarrollo de células o adeno-carcinomas. Tomando en cuenta consejos para prevenir el cáncer de próstata, podrá disminuir las probabilidades de padecer la enfermedad, sin embargo, esto no significa que jamás se enfermará de cáncer.

Cáncer de próstata y sus factores de riesgo

El cáncer de próstata presenta diversos factores de riesgo que pueden evitarse y regularse, y otros factores de riesgo, como la herencia de la patología, que lamentablemente no. El enfoque de los consejos para prevenir el cáncer de próstata debe orientarse hacia el análisis de los factores de riesgo a los que se somete el individuo consciente o inconscientemente.

No se puede prevenir el padecimiento del cáncer de próstata por herencia del antecedente familiar, pero puede disminuir el riesgo adoptando hábitos de vida más saludables, incluyendo en su rutina mejor alimentación, tranquilidad, ingesta controlada de medicinas para tratar afecciones, entre otras. Recuerde que otro de los consejos para prevenir el cáncer de próstata es, siempre consultar a su médico antes de tomar cualquier decisión.

El consumo de vitamina B y ácido fólico es un buen hábito para disminuir los riesgos. En complejos vitamínicos y diversos alimentos se encuentran en forma de folato. Asimismo, incluya la actividad física, el control de su peso corporal y la ingesta de vitaminas y minerales en su día a día.

De igual forma, procure disminuir los niveles de grasa en su rutina de alimentación, consuma carnes magras y lácteos desnatados, aumente el consumo de vegetales y frutas, de pescado por su alto contenido de aceite Omega, frijoles, granos, maní, entre otros alimentos.

Cuando el factor de riesgo que presenta el individuo se refiere a sus antecedentes médicos, familiares o raciales, una medida para la reducción del riesgo resulta ser la ingesta de medicamentos recetados para afecciones precancerosas.

Cáncer en la sangre: Un enemigo peligroso

El cáncer de sangre, también llamado cáncer hematológico es un tipo de patología que se origina en el tejido sanguíneo, es decir, la médula ósea o en las células del sistema inmunológico. Existen, actualmente, tres manifestaciones del cáncer en la sangre: la leucemia, los linfomas y los mielomas; y cada uno presenta características y síntomas distintos, pero un nivel de peligrosidad igual de alto.

Información general sobre el cáncer en la sangre

Hasta la actualidad, lamentablemente, no existe una cura para el cáncer en la sangre. Sin embargo, lo más aconsejable es tener en cuenta vivir bajo un estilo de vida saludable, evitando cualquier tipo de elemento tóxico y procurarse a sí mismo el mayor nivel de bienestar posible.

La leucemia se origina en la médula ósea y provoca la multiplicación de los glóbulos blancos generalmente, aunque existen casos de cáncer en la sangre relacionados con la proliferación de plaquetas y glóbulos rojos. El linfoma se desarrolla en el sistema linfático, debilitando el organismo e imposibilitando su protección ante enfermedades. Y el mieloma se desarrolla en el plasma de la sangre para desprotegerlo ante infecciones.

Los síntomas del cáncer hematológico giran en torno al cansancio, disminución del apetito y peso corporal, fiebre, sudoración nocturna, sensación de debilidad, mareo, dificultad respiratoria, aparición de hematomas, sangrado frecuente de nariz y encías, dolor en los huesos, cuadros de anemia, palidez y manchas en la piel. En casos más graves: sensación de hinchazón en el estómago e inflamación de los ganglios linfáticos, entre otros síntomas.

El tratamiento para el cáncer hematológico es la quimioterapia, la cual consiste en un proceso de varias fases y dura aproximadamente cuatro años, para destruir las células malignas y luego permanecer durante al menos 3 años en proceso de mantenimiento y garantizar la eliminación de la patología del organismo.