Hospital Cima

Centro Internacional de Medicina

Cima

Archive for the ‘Anatomía’ Category

Las válvulas cardíacas

valvulas cardiacas

El músculo cardíaco actúa como una bomba: está provisto de válvulas que se abren y cierran automáticamente, lo que impide que la sangre circule en el sentido que no le corresponde.
Existe un orificio que permite que la sangre pase de la aurícula derecha al ventrículo derecho y un segundo orificio para que pase de la aurícula izquierda al ventrículo izquierdo. Sin embargo, no hay ninguna comunicación entre ambas aurículas ni entre ambos ventrículos.
En realidad, el corazón está formado por dos bombas separadas que a veces adoptan el nombre de corazón derecho e izquierdo. La válvula ubicada entre la aurícula y el ventrículo derechos se denomina válvula tricúspide.

Función de las válvulas cardíacas

La ubicada entre la aurícula y el ventrículo izquierdo, válvula bicúspide. Estas dos válvulas son mantenidas en su lugar por gruesas cuerdas tendinosas que se insertan en ellas y en las paredes de los ventrículos evitando que las válvulas sean empujadas hacia el interior de las aurículas cuando se contraen los ventrículos.
En la base de las dos grandes arterias, la pulmonar y la aorta, que salen de los ventrículos derecho e izquierdo, respectivamente, hay otros repliegues de tipo conectivo, las válvulas semilunares, llamadas así por su forma de media luna.

valvulas cardiacas
Estas son realmente sacos que al desplegarse se separan del corazón. Cuando la sangre circula en sentido normal, aparta estos repliegues sin que ofrezcan mayor resistencia. Pero cuando los ventrículos están relajados y llenándose con sangre y la presión sanguínea es mayor en las arterias que en los ventrículos, la sangre llena los repliegues, que se distienden cerrando la cavidad de la arteria pulmonar o de la aorta, e impidiendo que el líquido vital refluya hacia el corazón.
En las desembocaduras de las grandes venas en la aurícula derecha, como así también en las de las venas pulmonares en la aurícula izquierda, no hay válvulas, de manera que cuando las aurículas se contraen parte de la sangre refluye hacia las venas. Sin embargo, esta cantidad de sangre es menor de lo que podría ser ya que en esta región las venas poseen en su interior anillos de tipo muscular que se contraen un instante antes de que lo hagan las aurículas.

Las partes y movimientos del cerebro

Seguro que no conoces tu cerebro, por eso, en el artículo de hoy, veremos un poco sobre las partes del cerebro que te va a interesar muchísimo. No te lo pierdas.

El lóbulo anterior, también conocido como “paleocerebelo”, es la parte que se considera más antigua tanto en el desarrollo del individuo, ontogénesis, como en el de la especie, filogénesis. Es el centro regulador del tono muscular, el estado de tensión, en reposo, de los músculos de regulación refleja involuntaria, y del equilibrio al realizar los movimientos más elementales de nuestro cuerpo.

El lóbulo posterior es denominado también “neocerebelo”, al constituir la porción más nueva de esta estructura desde el punto de vista ontogenético y filogenético. Se encuentra mucho más desarrollado, sobre todo en los varones y presenta unos salientes bilaterales llamados “hemisferios cerebelosos”. En esta región del órgano se efectúa el control de la movilidad voluntaria y semi voluntaria.

Entre ambos lóbulos es posible distinguir otra zona, alargada, conocida como “vermis“, y que se encarga de recibir la mayor parte de las “señales nerviosas” procedentes de las diferentes áreas somáticas de nuestro cuerpo. El lóbulo floculonodular, por último, es la parte del cerebelo responsable casi por completo del control del equilibrio.

Movimientos controlados por el cerebro

El cerebro es un órgano de todos conocido: su localización, el papel destacado que desempeña en el normal funcionamiento y la coordinación del organismo… Pero el cerebelo es otro cantar. Seguro que ya no son tantos los que pueden señalar su localización exacta y mucho menos enunciar sus principales funciones. Y es que, hasta que no falla, no se deja notar su “callada” labor de velar por la precisión y sincronización de los movimientos.

El cerebelo, una estructura integrada en el sistema nervioso central, se encuentra situado en el interior de la cavidad craneal, en la zona posterior e inferior con respecto al cerebro. Junto con otras estructuras nerviosas, como el tronco del encéfalo, constituye lo que se conoce como “la fosa posterior”.

Esta estructura nerviosa, todavía un poco “misteriosa” para el profano, es un órgano de pequeñas dimensiones: 10 cm de anchura, por 5 cm de altura y 6 cm de diámetro antero-posterior. No sin razón, “cerebelo” significa etimológicamente “pequeño cerebro”, no obstante sus minúsculas dimensiones, es posible distinguir en él tres lóbulos, bautizados en función de su localización: anterior, posterior y floculonodular.

You are currently browsing the archives for the Anatomía category.