Hospital Cima

Centro Internacional de Medicina

Cima

Siento un bultito en mi seno ¿Cómo saber si es o no es cáncer?

Una mañana como cualquier otra usted se levanta, recuerda que ese día es el ideal para realizar su auto examen de senos mensual. Se dispone a realizarlo, y de repente, siente un bultito. Usted se llena de curiosidad y pánico, pero decide mejor acordar una cita con su médico, pues por sí misma no tiene maneras de saber si es o no es cáncer.

Un bultito en el seno no implica la presencia de cáncer mamario

El cáncer de mama, posiblemente, al principio no presente síntoma alguno, puede además que el bultito sea demasiado pequeño para detectarlo manualmente. Sin embargo, el cáncer de seno se detecta en algunos casos por la presencia de bultos que no duelen, de consistencia dura y bordes irregulares, en otras, de consistencia blanda, suave y redonda. La  mejor opción es visitar al médico para evaluar la situación y saber si es o no es cáncer.

La inflamación total o parcial del seno, dolores en el pezón, la retracción o distorsión del mismo, el enrojecimiento, descamación o cambios en la piel del pezón y del seno, bultos en las axilas, secreciones emanadas del pezón sin estar en embarazo o período de lactancia son señales evidentes para saber si es o no es cáncer.

Sin embargo, la presencia de un bulto no implica la seguridad de padecer cáncer de seno, puesto que existen diversas afecciones que inciden en los senos no relacionados con elementos malignos. Por ejemplo, quistes, nódulos, fibro-adenomas, entre otras, las cuales pueden curarse mediante un tratamiento para desintegrarlos o una operación ambulatoria para extirparlos.

Los quistes (redondeados y dolorosos), suelen ser inofensivos y benignos, no requieren más que un tratamiento médico para erradicarlos. Sin embargo, procure atenderlos y chequearlos frecuentemente con su médico especialista. La fibrosis (condición que se presenta en el tejido fibroso mamario), al igual que los quistes se pueden curar con tratamiento médico.

Por su parte, los fibro-adenomas son afecciones frecuentes y benignas (crecimiento notorio en algunas zonas del tejido mamario), casi nunca presentan dolor, crecen lentamente y su tratamiento puede variar, puesto que a veces desaparecen por sí solos. Pero también pueden ser extirpados si presentan un tamaño importante o causan alguna deformación en el seno.

Leave a Reply