Hospital Cima

Centro Internacional de Medicina

Cima

Seguros de Vida y Gastos Funerarios

Existen seguros de vida que cubren los gastos tras el fallecimiento de una persona. Estos gastos suelen ser de algo más de $50,000 MXN, lo cual, la verdad, no es poco, y, en cierto sentido, justifica la existencia del seguro. Tanto es así que a lo largo de los años se ha ido extendiendo la contratación de este seguro hasta llegar hasta cifras escandalosas.

La historia de este tipo de seguros guarda una gran relación con la época de posguerra, donde muchas personas emigraban a la ciudad desde el campo o, incluso, al extranjero. En esos momentos se hacía necesario un seguro que cubriera los gastos de ser enterrado en el lugar de nacimiento, con todo lo que ello implicaba (sobre todo si se emigraba al extranjero).

Desde entonces han pasado más de 70 años, pero como el coste de este tipo de seguros es relativamente bajo y tradicionalmente se ha considerado positivo, los padres han ido asegurando a sus hijos, y éstos, cuando llegaban a la mayoría de edad, mantenían su seguro de decesos. Así, más del 50% de los funerales que se realizan en México están pagados por las aseguradoras, las cuales llevan haciendo un buen negocio desde hace más de 70 años, sin necesidad de que esto sea así, y siendo relativamente caro (si se mira fríamente) para el asegurado.

Como ves, los seguros de vida están muy extendidos en nuestro país. En eso también somos ligeramente diferentes. En el artículo de hoy vamos a centrarnos en los seguros de vida, ya que no todo el mundo necesita cubrir los mismos aspectos. Te vamos a dar algunos consejos sencillos con los que te sentirás mucho más protegido… ¡Y también tu dinero!

Elegir el mejor seguro de vida

Cuando vayas a elegir un seguro de vida, debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

Cobertura: Lo primero que deberemos tener en cuenta son las coberturas que ofrece el seguro, ya que hay algunos fallecimientos que no están cubiertos por el seguro y, en ese caso, los beneficiarios no recibirán ninguna indemnización. Trata de cubrir todas las muertes posibles.

Tiempo de cobertura: Debes calcular durante cuánto tiempo tu familia necesitará ayuda cuando tú ya no estés. Por ejemplo, en el caso de que tengas hijos, te interesa que el seguro cubra su educación hasta que lleguen a la universidad, por ejemplo.

Gastos de funeral: Los gastos de funeral y entierro son muy caros, por lo que deberías comprobar que están incluidos en la cobertura del seguro, para así librar de dicho gasto a tu familia durante un momento tan traumático para ellos.

Capital asegurado: Importantísimo. Debes tener claro cuánto capital protege tu seguro, cuáles son las cláusulas y hasta qué edad lo cubre. De poco sirve un seguro de vida que solo te permite cubrir un 50% del capital.

Fecha de vencimiento: Otro aspecto de lo más importante. Debes comprobar a qué edad vence el seguro de vida, ya que, por ejemplo, si tu seguro de vida vence a los 60 años, te resultará prácticamente imposible encontrar otra aseguradora que te asegure con esa edad.

Reducción de capital: También debes observar si hay alguna reducción del capital asegurado por cualquier razón. Este tipo de cláusulas suelen estar medio escondidas, por lo que conviene hacer una lectura detallada para que tu familia no se encuentre con sorpresas en caso de que mueras.

Precio: Por último, el precio, el cual es importante, pero es lo último que se debe consultar.

Como ves, hay varias opciones dentro de los seguros de vida, por lo que es conveniente conocerlas y elegir las más adecuados para ti y tu familia. Esperamos que el artículo de hoy te haya resultado de utilidad, ya que la seguridad de tu vida y la de tus seres queridos es imprescindible.

Leave a Reply