Hospital Cima

Centro Internacional de Medicina

Cima

Cáncer en la sangre: Un enemigo peligroso

El cáncer de sangre, también llamado cáncer hematológico es un tipo de patología que se origina en el tejido sanguíneo, es decir, la médula ósea o en las células del sistema inmunológico. Existen, actualmente, tres manifestaciones del cáncer en la sangre: la leucemia, los linfomas y los mielomas; y cada uno presenta características y síntomas distintos, pero un nivel de peligrosidad igual de alto.

Información general sobre el cáncer en la sangre

Hasta la actualidad, lamentablemente, no existe una cura para el cáncer en la sangre. Sin embargo, lo más aconsejable es tener en cuenta vivir bajo un estilo de vida saludable, evitando cualquier tipo de elemento tóxico y procurarse a sí mismo el mayor nivel de bienestar posible.

La leucemia se origina en la médula ósea y provoca la multiplicación de los glóbulos blancos generalmente, aunque existen casos de cáncer en la sangre relacionados con la proliferación de plaquetas y glóbulos rojos. El linfoma se desarrolla en el sistema linfático, debilitando el organismo e imposibilitando su protección ante enfermedades. Y el mieloma se desarrolla en el plasma de la sangre para desprotegerlo ante infecciones.

Los síntomas del cáncer hematológico giran en torno al cansancio, disminución del apetito y peso corporal, fiebre, sudoración nocturna, sensación de debilidad, mareo, dificultad respiratoria, aparición de hematomas, sangrado frecuente de nariz y encías, dolor en los huesos, cuadros de anemia, palidez y manchas en la piel. En casos más graves: sensación de hinchazón en el estómago e inflamación de los ganglios linfáticos, entre otros síntomas.

El tratamiento para el cáncer hematológico es la quimioterapia, la cual consiste en un proceso de varias fases y dura aproximadamente cuatro años, para destruir las células malignas y luego permanecer durante al menos 3 años en proceso de mantenimiento y garantizar la eliminación de la patología del organismo.

Leave a Reply